Nuestra historia


La Residencia Llar Santa Anna debe su origen a la fundadora María Gomis Marcé, que donó sus bienes al Arzobispado de Tarragona el 23 de diciembre de 1983 para constituir una fundación que gestionara una residencia de ancianos, así como se dedicara a la educación en los valores católicos a la juventud.

A dichos bienes se sumaron los que donó Doña Dolores Magriñá Romeu.

La Carta Fundacional data de 18 de abril de 1986. Gracias a ello, el Arzobispado de Tarragona constituyó la Fundación Llar Santa Anna, con el patrimonio fundacional legado. 


La Fundación Pública de la Iglesia se creó de acuerdo con el derecho canónico, y el Presidente del Patronato es el Excelentísimo y Reverendísimo Arzobispo de Tarragona, que actualmente, desde el año 2008, tiene delegada las funciones de la presidencia en don Miguel-Angel Menor Pérez.

 El Vicepresidente es el Reverendo rector de la parroquia del Vendrell y el resto de los miembros del patronato son personas estrechamente vinculadas a la vida social de la Villa.